icon-account icon-glass

Evita un estilo de vida sedentario

Posted by Mirela Mendoza on

Evita un estilo de vida sedentario

Nuestro cuerpo está diseñado para mantenerse constantemente en movimiento. Como seres humanos actividades como correr, bailar o pasar tiempo en la naturaleza han sido parte de nuestro día a día y la forma en la que nos relacionamos. Sin embargo, con la llegada de la tecnología y la modernización, muchas de nuestras actividades pasaron de requerir movilización a ser fáciles de realizar sentados con un par de clics.

Piensa en algo tan sencillo como hacer compras. Antes requería ir hasta el lugar, recorrer pasillos y pasar algunas horas moviéndonos. Hoy en día podemos hacerlo todo cómodamente desde el sofá. Aunque el avance tecnológico es práctico y nos ahorra tiempo en el día a día, también nos está empujando a un estilo de vida mucho más sedentario.

¿Qué es el sedentarismo?

Un estilo de vida sedentario es un estilo de vida que implica poca o ninguna actividad física. Una persona sedentaria normalmente pasa la mayor parte de su tiempo sentada o acostada, ya sea usando el teléfono móvil, trabajando en un escritorio o viendo la televisión. Cuanto más envejecemos, más probable es que caigamos en un estilo de vida sedentario. Tenemos vidas más ocupadas y requerimos de actividades prácticas que nos ahorren tiempo, sacrificando nuestra salud en el proceso.

Tan solo observemos como en los últimos años los niños han dejado de encontrarse en el parque o ir a montar bicicleta, para en cambio reunirse en sesiones online de videojuegos. El trabajo remoto también ha sido un factor importante en los últimos años, ya que cambiamos el recorrido al trabajo, el usar las escaleras o caminar hacia una cafetería por reuniones virtuales y pedidos por delivery. El problema inicia cuando ese tiempo extra que ahorramos, no lo usamos para actividades que nos pongan en movimiento.

Los riesgos de un estilo de vida sin actividad

El sedentarismo puede contribuir a muchas enfermedades prevenibles, como problemas cardíacos, accidentes cerebrovasculares y diabetes tipo 2. Otro de los factores de riesgo es el aumento de peso y la obesidad. Los períodos prolongados de inactividad pueden reducir el metabolismo y afectar la capacidad de nuestro cuerpo para controlar los niveles de azúcar en la sangre, regular la presión arterial y descomponer la grasa.

Por si fuera poco, un estilo de vida sedentario puede ser sumamente nocivo para nuestra salud mental, ya que nos priva de conectar con la naturaleza, realizar actividades en grupo y la liberación de sustancias como endorfinas y dopamina que usualmente están asociadas a la actividad física.

Pequeños Cambios

Todo comienza con un pequeño cambio. Mantenernos más activos e incorporar el ejercicio en nuestras rutinas puede tener un gran impacto. Incluso si no estás realizando un entrenamiento de alta intensidad, una actividad tan sencilla como caminar 15 minutos al día pone en movimiento los brazos y las piernas, estimulando los músculos y ejercitando las articulaciones.

Dejar un estilo de vida sedentario requiere un esfuerzo consciente al principio, pero el valor que ganamos al ser más activos físicamente vale la pena por la gran cantidad de beneficios que brinda. Ya sea que pases todo el día trabajando en un escritorio o simplemente se te haga difícil conseguir la motivación para comenzar a hacer ejercicio, hoy te comparto 5 ideas para ayudarte a ser un poco más activa físicamente.

• Camina más

Son muchísimas las investigaciones que han confirmado los beneficios para la salud de una caminata diaria de 30 minutos. Aunque no lo parezca, es muy fácil comenzar a caminar más, incluso si trabajas desde casa. Puedes dar pequeñas caminatas durante tus reuniones virtuales, poner alarmas para dar un pequeño paseo o hacer de tu break del almuerzo una pausa activa. También puedes intentar incluir el tiempo para esta actividad antes o después del trabajo, aprovechando oportunidades como buscar a tus hijos o pasear al perro para tomar tu caminata diaria.

• Ajusta tu estación de trabajo

Algo que puedes considerar es cambiar tu espacio de trabajo usando un escritorio con caminadora o un asiento de pelota de ejercicios. Otra idea es adaptar tu escritorio para trabajar de pie, haciendo que se ajuste a varias alturas.

• Elige la opción activa

Si, todos hemos escuchado cientos de veces que podemos tomar las escaleras en vez del ascensor. Pero hay muchas otras formas de elegir la opción activa. Puedes hacer las compras en vez de pedir en línea, usar una bicicleta para movilizarte en distancias cortas o cambiar una noche de copas con amigas por una salida al aire libre.

• Desarrolla pasatiempos activos

Encontrar pasatiempos que nos mantengan en movimiento es una excelente manera de agregar actividad física en nuestras rutinas. Puedes incluir un deporte que disfrutes como el tenis o el voleibol. Otra gran idea es dedicar unas horas a la jardinería o unirte a un club de baile. Siempre que sea algo que disfrutes y puedas hacer con amigos, es más probable que se vuelva parte de rutina.

• Prueba un Fitness Tracker

No hay nada tan efectivo para monitorear y cambiar nuestros hábitos que hacer seguimiento. Un podómetro o un smart watch son grandes aliados para medir cuántas horas pasamos sentados, la cantidad de pasos que damos al día y hasta nuestra calidad de sueño. Saber qué tan activos somos realmente puede darnos las alertas que necesitamos sobre los patrones o hábitos que nos llevan hacia un estilo de vida demasiado sedentario.

 

Recuerda que todo se trata de encontrar actividades que se adapten a tu estilo de vida y te ayuden a sentir bien. Cuidar de nuestra salud es una de las inversiones más importantes que podemos hacer, pues nuestro cuerpo nos acompañará el resto de nuestras vidas. Nunca es demasiado tarde para tomar medidas que nos ayuden a combatir los efectos del sedentarismo. Hoy te invito a dar el primer paso y conseguir oportunidades para moverte más y sentirte mejor en el proceso.


Older Post Newer Post


0 comments


Leave a comment

English
English